Conoce Valle Sagrado de los incas

Arquelogía
Junio 16, 2019

Conoce Valle Sagrado de los incas

Desde la ciudad de Cuzco se pueden hacer infinidad de excursiones de un solo día, pero quizás la más famosa de todas ellas termina en el Valle Sagrado de los Incas, concretamente en la localidad de Ollantaytambo, a 68km de la antigua capital del Imperio Inca. Por tanto, no es solo una recomendación sino casi una obligación pasar por estos parajes antes de visitar lo que posiblemente sea la estrella de tu viaje, Machu Picchu.

El Valle Sagrado es un sector de Los Andes peruanos donde se encuentran diversos poblados y vestigios de ruinas incas. Se extiende desde Pisac hasta Ollantaytambo.

En este territorio encontramos pueblos con tradiciones y costumbres pintorescas. Uno de ellos es el pueblo de Chinchero, que se destaca por los trabajos de sus tejedoras. En Pisac existe una gran feria artesanal y en Maras podemos descubrir las impresionantes salineras, donde un río de aguas saladas deposita sus sedimentos que se evaporan por el calor del ambiente.

También encontramos el pueblo de Moray, que posee increíbles terrazas de cultivo lo que le otorgan el aspecto de un anfiteatro natural.

En el Valle Sagrado existen también interesantes vestigios arqueológicos de los incas, como Sacsayhuamán, con sus construcciones en roca caliza; Tambomachay con sus caídas de agua y canales construidos con precisión; y el laberinto de Quenko, que ofrece misteriosos canales zigzagueantes y una piedra al centro del complejo.

En las alturas de Pisac podemos descubrir también los restos de un cementerio precolombino, uno de los más grandes en América.

La visita con final en el Valle Sagrado constó de 4 lugares diferentes entre los que se encuentran Moray, Chinchero y Ollantaytambo. Zonas con pasado Inca que no debemos perdernos.

Chinchero y el Palacio de Tupac Yupanqui

En Chinchero aún funciona el trueque, a diferencia del turístico mercado de Pisac, que si bien es cierto, está abierto todos los días a la caza del turista. En la plaza veremos algo fuera de lo común. Una iglesia donde su torre del campanario está completamente separada de esta. Su nombre, Iglesia de Nuestra Señora de Montserrat. En su interior, donde no se pueden tomar fotografías, podemos ver numerosas imágenes de santos de origen español como el mismísimo San Isidro.

Saliendo y girando a mano derecha nos encontramos con la perla de Chinchero, el Palacio de Tupac Yupanqui. Este palacio fue destruido en varias ocasiones en diferentes batallas pero choca que fuese construido en un lugar donde apenas se podía cultivar. La razón… estar más cerca de los dioses.

Finalmente el palacio fue quemado ante las noticias que alertaban de la llegada de los españoles. ¿Y por qué lo quemaron? Astutamente los Incas sabían que entre Cuzco y Ollantaytambo, los españoles harían parada aquí para tomar provisiones. Sin provisiones, la llegada a esta última ciudad les sería muy complicada.

Moray – Los experimentos realizados por los Incas

En un hondo valle, los Incas habían ideado una de las construcciones más extrañas. Una sucesión de círculos continuos escavados en la tierra y separados por profundos escalones.

Como era lógico, todo tiene su porqué. Los Incas usaron Moray como laboratorio agrícola con el fin de experimentar diferentes cultivos.

Las Salinas de Maras – Sal con un toque Gourmet en lo alto del Valle Sagrado

Las Salinas de Maras está compuesta por más de 3000 celdas, cada una de ellas explotada por una familia. La sal que extraen puede ser de tres tipos, normal, rosa y la usada para animales. Esta sal es sin yodo y es muy demandada por restaurantes de calidad que quieren dar un toque especial a sus comidas.

Ollantaytambo – Valle Sagrado

Llegamos a nuestra última parada, Ollantaytambo la cual es también la última parada de tren antes de llegar a Machu Picchu. Esta localidad da nombre a las ruinas preincas que están situadas en la parte de la ciudad cuyo nombre original es desconocido. Ollantaytambo como nombre fue escogido a raíz de una leyenda local. Cuenta que un general se enamoró de una hija de la realeza, cuyo padre no estaba nada conforme con esta relación. Ambos enamorados huyeron y se refugiaron aquí, en Ollantaytambo. El general se llamaba a Ollanta y este fue engañado al dar cobijo y comida a un capitán que posteriormente le traicionó.

Por tanto, con el nombre del General… Ollanta y el error que cometió, “dar comida y alojamiento, que en quechua significa “Tambo“, se formó el nombre de la localidad.

 

Los más leidos

Categorías

Sitios de Interés