Cusco, capital histórica del Perú

Arqueología
Noviembre 30, 2017

Para recorrer el Valle Sagrado de los Incas y los alrededores de la mítica Machu Picchu, debemos llegar a una de las ciudades con más patrimonio histórico y cultural del Perú: Cusco. Fue la capital del Imperio Inca, centro político y ceremonial que aún conserva sus costumbres y su misterio, no sólo en sus edificaciones sino en su impactante y única geografía, rodeada de montañas y de selva.

Como todo en este territorio, Cusco se ubica en altura, a más de 3300 metros sobre el nivel del mar. En sus calles encontramos la mezcla de las antiguas tradiciones incas con la arquitectura de estilo barroco que llevaron los conquistadores españoles. Se dice que la ciudad es el “ombligo del mundo”, fundada en este lugar por los primeros incas Manco Capac y su hermana y esposa Mama Ocllo, hijos del dios Inti, semidioses y creadores del imperio del Tahuantinsuyo.

No sólo los alrededores de Cusco están llenos de atractivos. También puedes recorrer la ciudad para conocer sus lugares más interesantes y sus imponentes edificaciones, que llaman la atención por la prolijidad de su arquitectura, formada con inmensas piedras con una perfección que impresiona.

Uno de estos lugares es el Barrio de San Blas, o “T’oqokachi”, el “Hueco de sal”. Es conocido por sus calles empedradas, hermosas casas coloniales y sobre todo por su artesanía de gran calidad. Aquí también puedes ver el Templo de San Blas, que data del año 1560 y cuenta con hermosa arquitectura, con balcones tallados en madera.

La Plaza de Armas de Cusco es otro de los imperdibles dentro de la ciudad. En la época incaica se consideraba un lugar sagrado, donde todos los años celebraban la fiesta del Inti Raymi o del Sol. Posteriormente, desde aquí Francisco Pizarro declaró la conquista de la ciudad, con lo que el sector se llenó de construcciones y arcos de piedra.

En la misma plaza podemos visitar la Catedral del Cusco, que fue edificada sobre lo que fue el templo inca de la Casa de Dios- Suntur Wasi- y también sobre el palacio del inca Wiracocha. Posee una arquitectura rica y refinada, con tallados en maderas nobles y un estilo renacentista. Dentro de sus objetos más representativos encontramos piezas religiosas de plata repujada.

El templo de Koricancha o Convento de Santo Domingo es uno de los vestigios más impresionantes de la cultura inca. Se dice que en su interior las paredes estaban revestidas de láminas de oro, ya que era el lugar de culto del Dios Sol. Luego los españoles construyeron sobre esta estructura, mezclando el estilo de ambas culturas. En la actualidad es un interesante museo, con una pinacoteca que guarda lienzos elaborados entre el siglo XVII y XVIII.

El Templo de Santa Catalina por su parte fue edificado sobre otra construcción ceremonial, la “Casa de las Escogidas” o “Acllahuasi”. Se destaca por sus arcos romanos y arquitectura renacentista. Pueden observarse exposiciones de pinturas, orfebrería, esculturas, retablos y piezas textiles. Las pinturas del artista indígena Diego Quispe Tito son un gran atractivo, además de elementos religiosos que fueron elaborados con hilos de plata y de oro.

Si te gusta la historia, también puedes conocer el Museo de Arte Precolombino, que se ubica en lo que fue la “Kancha Inca”, la casa del conquistador Alonso Díaz. En sus 11 salas podemos descubrir una interesante colección de 450 piezas que fueron elaboradas entre los años 1250 a.C y 1532 d.C.

Si tu interés es conocer ruinas indígenas, además de la ciudadela de Machu Picchu no puedes perderte Quenko, que se encuentra a 4 kilómetros al noreste de la ciudad. Su nombre significa “zigzag” y es justamente el diseño que encontramos en el monolito de piedra caliza, posiblemente utilizado para realizar sacrificios. Además de esto, existen escaleras talladas, túneles y un amplio anfiteatro semicircular.

Otro atractivo es el Complejo Arqueológico de Sacsayhuamán, ubicado también al noreste de Cusco, a sólo 2 kilómetros. Aquí podrás visitar 33 lugares con vestigios de los incas, como la Fortaleza de Sacsayhuamán, que correspondía a un edificio religioso.

En Sacsahuaymán se ubicaba el templo más importante de la zona, que se utilizaba para la adoración de dioses como Inti (Sol), Quilla (Luna), Illapa (Rayo), Chaska (Estrellas) y el resto de las divinidades que daba forma a la cosmogonía inca. Este templo era conocido como Hanan Qosco o Cusco de Arriba y fue edificado con rocas que pueden llegar a pesar la impresionante cifra de 90 y 120 toneladas.

Te invitamos a seguir internándote en la fascinante historia de los incas, comenzando tu aventura por Perú desde el mismo centro neurálgico de sus costumbres, cultura y tradiciones aún latentes.

 

Relacionados

Los más leidos

Categorías

Sitios de Interés