ISLAS FLOTANTES DE LOS UROS.

Andes
Octubre 22, 2019
ISLAS FLOTANTES DE LOS UROS., 0 / 5 (0 votos)

Las Islas Flotantes de los Uros corresponden a un conjunto de impresionantes islas artificiales construidas por los uros, un antiguo pueblo que habita la zona. Ellos edificaron estas superficies con bloques de raíces de Totora, lo que les brinda firmeza y estabilidad.

Los uros conservan sus tradiciones, su lenguaje es el aymara además del español. Además mantienen sus tradiciones, entre ellas la artesanía con la que crean todo tipo de utensilios como alfombras, bolsas, bordados, cañas, sombreros, entre otros.

Otro atractivo de las islas es que existen diversas actividades para realizar como paseos en balsas de totora y muestras de gastronomía.

Las islas se yerguen sobre una porción de la superficie del lago Titicaca, se sobreponen a bloques de raíces de Totora sobre las cuales se tienden capas sucesivas de totora tejida o entrelazada en esteras. Sus habitantes, los uros, son un pueblo ancestral que actualmente se concentra en la meseta del Collao y en Perú en las islas flotantes ubicadas en la bahía de Puno.

 

Su subsistencia se basa en la cultura ancestral ligada al lago, basada en los múltiples usos dados a la totora que brota del fondo y la pesca.

La construcción de estas islas se hace tejiendo las totoras en las zonas en donde crece más densa, formando una capa natural a la que los uros denominan khili; sobre esta capa construyen sus viviendas, también de una malla tejida de totora a la que denominan “estera”. Cada vivienda está compuesta por una sola habitación. Cocinan al aire libre para evitar incendios.

En el Perú existen más de 20 islas de la etnia uro chulluni. El número de familias que ocupan una isla es variable, pero en general oscila entre tres y diez. Entre las principales islas, destacan: Tupiri, Santa María, Tribuna, Toranipata, Chumi, Paraíso, Kapi, Titino, Tinajero, Sol y Luna, y Negrone.

En marzo del 2007, la etnia uro irohito inicia la construcción de 4 islas en la zona boliviana. Así, la primera isla flotante de totora en Bolivia denominada Pachakamak, ve la luz, seguidas de Phuwa, Balsa Hampus e Inti Huata, gracias a un plan turístico dirigido desde “La Paz”

 

La zona de las Islas Flotantes de los Uros tiene un clima frío y seco, con una temperatura máxima de 20°C. Al ser una zona periférica, el lago desempeña una función termorreguladora, lo que permite una mayor producción agrícola en las zonas que lo rodean. En verano, las precipitaciones pluviales están acompañadas de fuertes vientos y oleaje en la tardes. La exuberante vegetación y las fuertes precipitaciones esporádicas, provocan a menudo inundaciones, mientras que en invierno las noches son frías y en el día la luz solar es muy intensa.

En la región predomina la artesanía.  La producción de la artesanía tradicional es la actividad más importante para los habitantes de las Islas Flotantes de los Uros, la producción artesanal se comercializa en las Islas y tienen como destinatarios a los turistas nacionales e internacionales. La ropa y los objetos que se producen son: Chuspas, alfombras bordadas, bolsas bordadas, chullos, fajas. También se realizan trabajos en las cañas de totora, entre los trabajos más usuales con este material se hallan las balsas a escala, son importantes también las ya mencionadas aves conservadas mediante taxidermia.

 

 

Los más leidos

Categorías

Sitios de Interés