VIAJAR EN ÉPOCA DE CORONAVIRUS.

Andes
Marzo 25, 2020

 

Los coronavirus son virus que tienen como consecuencias en los humanos enfermedades de carácter respiratorio. El coronavirus llamado COVID-2019 no ha sido el primero, sino que años atrás apareciendo otros nuevos que también tuvieron graves consecuencias, como el MERS o el SARS.

Teniendo en cuenta en la realidad que vivimos, la propagación de las enfermedades es mucho más rápida puesto que, si bien es cierto que estar conectado entre todos los países tiene muchas ventajas, también puede tener grandes desventajas. Así pues, si tienes un viaje planeado y tienes la capacidad de decidir si quieres aprovecharlo, te contamos todo lo que debes saber, teniendo a la OMS como fuente:

  1. Lávate las manos con frecuencia

La medida más importante hasta ahora es el simple hecho de lavarte bien las manos con un desinfectante o con agua y jabón. Esto mataría el virus en el caso de que llegue a tus manos. Por tanto, en el aeropuerto o en cualquier baño público, adopta esta medida.

  1. Higiene respiratoria

Si tienes tos o estornudos, debes cubrirte la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo desechable, muy al contrario de lo que se puede pensar acerca de que cubrirse la boca con las manos es bueno. Esto hará que los gérmenes no se propaguen y no contamines a otras personas.

  1. Mantener un distanciamiento social

Si viajas, esta medida es complicada puesto que mismamente en el tren o en el avión estarás muy cerca de cualquier persona que quizás ni siquiera conozcas. Aún así, la recomendación es mantenerte a un metro de distancia de aquellas personas que, sobre todo, estén tosiendo o estornudando.

  1. No te toques la nariz, los ojos o la boca

Si tienes las manos contaminadas, no te las has podido lavar o cualquier cosa, no debes tocarte estos tres puntos de la cara puesto que es más fácil que el virus se transfiera a tu organismo por medio de estos.

  1. Evita el consumo de productos animales crudos

Muchas veces cuando viajamos a otro lugar, sobre todo a otro país asiático, comer productos de animales crudos es más común (aunque también puede pasar en este país). Esto puede producir una contaminación cruzada y, por ello, lo mejor es que haya habido arreglos y tratamientos previos antes de consumirlo.

 

¿VAS A VIAJAR EN AUTO? ¡ENTONCES LEE LO SIGUIENTE!

Al estar encerrados en un vehículo tenemos una probabilidad alta de contagiarnos, no solo porque viajamos con otras personas en un espacio reducido si no porque hay bastantes superficies de agarre con las que tenemos contacto compartido todo el tiempo, no hay que perder de vista que esta es una enfermedad respiratoria y que éstas son trasmitidas por vía aérea y táctil.

Los productos desinfectantes son muy útiles en estos casos, hay que recordar que disminuir la saturación de contaminantes y microorganismos en el aire que respiramos, y mantener las superficies limpias nos ayuda a prevenir contagios y la dispersión de la enfermedad, mientras más medidas de control implementemos menos oportunidad de desarrollo de la enfermedad habrá.

Un sistema de aire acondicionado que reciba el debido mantenimiento de desinfección no representa riesgo; el problema sucede cuando no tenemos hábitos de limpieza sobre estos pues los microorganismos acumulados allí pueden causar también otro tipo de resfriados y condiciones respiratorias.

 

Es importante que la gente reconozca la importancia de desinfectar los ductos de ventilación para así asegurar la calidad del aire que respiran al interior del vehículo. Cuando tenemos una desinfección periódica del sistema de ventilación evitamos la acumulación de microorganismos y por ende la dispersión de los mismos al interior de la cabina.

Un simple estornudo de una persona infectada puede hacer que el resto de pasajeros del vehículo se contagien, ya que el COVID-19 puede sobrevivir en elementos externos durante varios días. Si va a limpiar su carro tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

Hacer una limpieza profunda del interior del carro no es tarea fácil y requiere de tiempo.

Hay que limpiar bien cada una de las partes que están en contacto permanente como eleva vidrios, manijas, controles, timón, palanca de cambios, cinturones de seguridad, etc.

En primer lugar se debe aspirar lo mejor que se pueda para eliminar tierra, arena, pelos, polvo o restos de alimentos que son los que más pueden albergar virus y bacterias.

 

Las alfombras y tapetes son los elementos que más suciedad acumulan ya que los pisamos constantemente, por lo que requieren un mayor cuidado en su limpieza. Los tapetes de caucho o llamados de invierno deben lavarse con manguera a presión y dejarlos secar al sol el tiempo que sea necesario.

Los tapetes de tela deben sacudirse con fuerza (use tapabocas), pasarles un cepillo de cerdas suaves para quitar la suciedad incrustada y aspírelos para retirar los restos de suciedad. Si la mugre persiste, frote las alfombrillas con un paño o cepillo húmedo y séquelas al sol.

El tablero. Use un cepillo de microfibra y un limpiador específico. Es importante secar muy bien toda la zona. En los espacios muy pequeños como las rejillas de ventilación que acumulan polvo y son difíciles de limpiar, lo ideal es utilizar un pincel seco o copitos de algodón para retirar la suciedad acumulada.

 

Los más leidos

Categorías

Sitios de Interés